sábado, 28 de noviembre de 2009

La crítica Irreverente Beat a 500 Days of Summer!!!

La crítica Irreverente Beat a 500 days of summer!!!


“Authors Note: The following is a work of fiction. Any resemblance to a person living or dead is purely coincidental.
Especially you Jenny Beckman.
Bitch.”


Desde la advertencia (tanto escrita como narrada) al inicio de la película “500 days of summer” el espectador, está advertido que esta no es una película de amor, o si lo es,  no terminará con los protagonistas juntos y felices para siempre; pero ello no quita la diversión, momentos memorables y especialmente el aprendizaje y madurez que te dejan ésta relación del filme y las relaciones amorosas que cada quien haya tenido muy personalmente a través de su corta, mediana (a quien está dirigida principalmente la película) o longeva vida.
Al inicio parece que la película será una comedia irreverente,  que bien podría ser la “Little Miss Sunshine” del 2009 (y que muy bien podría ser la secuela de esto, enfocándonos en la historia del hermano rehaciendo su vida tras descubrir su “color blindness”), con chistes simplones (con palabras como pene, mierda, anal, lesbiana…)  y un collage horrible de todas las influencias cinematográficas del autor: Comedia romántica-ChickFlick, musical (aprovechando el gran momento de “Glee” y “Mamma Mia”), animación flash, mockumentary e  historia contada por narrador, con flashbacks sin un orden cronológico lineal.
Lo es y más.
“500 Days of Summer” no redefine el género de la comedia romántica, sino que mezcla todas las herramientas exitosas del subtipo fílmico:


“Boy meets girl - boy likes girl - girl is crazy”, amigos idiotas que potencian y estorban durante la relación pero siempre están al lado del protagonista para festejar sus logros y prestar sus hombros a la hora de llorar; una ciudad grande donde el amor es difícil de encontrar, un anclaje musical emocional que ha funcionado desde Casablanca con “As times goes by”, el sufrimiento por el amor y el desamor y la incomprensible fuerza que uno tiene para levantarse a pesar de las adversidades y tropiezos que pone Cupido frente al protagonista cuya imagen es la antítesis del héroe de leyenda.
El golpe (beat) más fuerte que ofrece este filme, precisamente es el beat musical  del público al que está dirigido: los hermanos menores de la generación “X”, conocidos como Generación “Y”, “Generation Next”, “Net Generation”, “Milennial Generation” o los nacidos entre 1979 y 1989 (con algunas fallas importantes del 86 al 89); en lo que a mí respecta, la última generación con autorrespeto, bajo algunas mínimas excepciones de estos nuevos con pañales rosas & negros y sin una identidad real definida (aún).


Esta “Generación 80´s”, que sabe quién es “Kit; el auto increíble”, Marty McFly, Daniel San, Kevin Arnold (con su Winnie Cooper), Zach Morris, “Nanny” de los Muppets Baby, vieron el inicio, gloria y caída de


Napster, leyeron “Goosebumps”, le soplaron al cassette del Nintendo y vieron el nacimiento de internet; pueden identificarse rápidamente con las rolas del brit-pop con su máximo exponente “The Smiths” y su líder Morrisey, “The Pixies” y “The Doves”; a los que encontramos a lo largo de la película junto a los influenciados por todos ellos “The Black Lips”, “Mumm Ra”, los no influenciados tan directamente por ellos “Wolfmother” (que son más hijos de Black Sabath & Led Zeppelin) y agradables sorpresas como “Regina Spektor” y “Feist”,un excelente cover de “At Last” de Etta James, y a los abuelos de la generación “X” e “Y”; Simon & Garfunkel y Nancy Sinatra; en fin un deleite musical para los amantes de una buena mancuerna “Película-Soundtrack”.
El filme muestra a los protagonistas realizando actividades en las que los jóvenes-adultos de esta generación nos vemos envueltos y disfrutamos ahora, como ir a tiendas departamentales para ver salas, cocinas y dormitorios (el equivalente en nuestra infancia a ir al supermercado en las festividades para ver juguetes aunque no compráramos nada), estamos entre trabajos, relaciones, mudanzas, decisiones y aprendizaje obtenido a través de bofetadas de la vida, además de tener siempre un soundtrack de nuestra carga emocional actual  que iniciamos desde pequeños con un “walkman”, pasando por el “discman” y ahora con un “ipod” o cualquier reproductor de mp3.
Esta generación que inició como la “MTV Generation” (que le vendría mejor ahora la “VH1 Generation”), abrirá el baúl de los recuerdos musicales, sonreirá y reirá muchas veces durante la película ya que además de ser un excelente paseo musical pasado y contemporáneo, contiene una presentación de un guión diferente de una manera activa, moderna (con animaciones de flash durante el cambio de días) y una historia con la que a mayoría nos hemos sentido identificados alguna vez de cualquier lado de la relación.



IRREVERENTE BEAT RECOMIENDA PLENAMENTE “500 DAYS OF SUMMER” y le da la categoría de 5 estrellitas doradas en la frente.

Les dejo el Trailer




PUBLICADO POR ARDILLA!!!